Spanish English German French Dutch Italian Russian

Entrada

14
OCT
2015

3 cosas que quizá no sepas sobre la factura de la luz

Estudio de factura eléctricaLa luz y su factura, el eterno dolor de cabeza de los consumidores. Se comienza por un nuevo método de fijación del precio de la energía que pretendía el ahorro de las familias –según asociaciones de consumidores dicho ahorro no solo no se ha producido sino que la factura de la luz ha aumentado- y se termina por el castigo al autoconsumo con el llamado “impuesto al sol” –el cobro de peajes de acceso a los que generan y consumen su propia energía-.

El momento de recibir la factura de la luz y afronta su pago puede suponer un susto. El ahorro en energía tanto a través del cambio de hábitos en el hogar –huir de los ladrones de energía como el “stand by”, apostar por los leds o bombillas de bajo consumo, utilizar los electrodomésticos en las horas de menor demanda energética o la compra de aparatos eficientes- como a través de métodos de contratación del suministro de energía como las compras colectivas, harán que el susto sea menor. Pero, ¿qué no sabemos sobre la factura de la luz?

La luz, 400 euros más cara que en 2005

El consumidor paga ahora 400 euros más en los últimos doce meses que hace 10 años. Así de rotunda es la conclusión a la que llega FACUA-Consumidores en Acción tras un análisis de los precios de la luz durante los últimos diez años para un usuario medio que consume 366 kWh mensuales y goza de una potencia contratada de 4,4 kW. La asociación indica que con las tarifas que hay vigentes, aquel usuario que se esté acogido al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) ha pagado entre agosto de 2014 y julio de 2015 unos 929,15 euros mientras que eran 529,32 euros los que se pagaban en 2004.

Tras el análisis, Facua concluye que en una década, el precio del kW ha aumentado un 150,1%, pasando de valer 1,78 euros a valer 4,46 euros.

Si no pagas la luz, reclamación a los 7 días

De 20 a 7 días. Esa ha sido la reducción del plazo que como máximo tienen los consumidores para realizar el pago del recibo de la luz. Las empresas se valen del Real Decreto 1718/2012 de 28 de diciembre, concretamente de sus artículos 2.2 y 3.3 para reducir el plazo de pago de 20 a 7 días, tanto para los usuarios con tarifa PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor, la antes conocida como TUR) como para los que tengan contratada una tarifa de mercado libre. Pero este cambio no afecta a todos los consumidores, sino únicamente a los que tengan el recibo domiciliado en el banco. En ambos artículos concretamente este nuevo plazo de señala así: “A los sujetos acogidos al pago por domiciliación bancaria no podrá adeudárseles en cuenta cantidad alguna hasta transcurridos 7 días naturales desde la remisión de la factura”. Por tanto, aquellos consumidores que no tengan domiciliado el recibo a través del banco, seguirán teniendo hasta 20 días para el pago.

Pasados esos 7 días, las eléctricas pueden empezar a proceder al cobro de intereses de demora por el impago. Este hecho, en palabras de Rubén Sánchez, portavoz de FACUA-Consumidores en Acción provoca que “se aceleren los cortes de suministro y que aumente la cuantía de las penalizaciones por abonar las facturas con retraso”.

Sin contador inteligente se cobra según estimación

Será a finales de diciembre de 2018 cuando todos los contadores sean inteligentes. Hasta entonces habrá muchos hogares que aun habiéndose puesto en marcha el nuevo modo de facturación, no cuenten con todos los elementos para ello como lo es el contador inteligente, el encargado de registrar con exactitud el consumo de energía en cada hora. Para casos como este serán muchos los que se pregunten ¿cómo mide mi compañía el consumo que hago? La respuesta la da el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, aludiendo a que la facturación se realizará “en función de un perfil de consumo medio”, tal y como se venía haciendo hasta ahora.

Fuente: F2E

comment : 0