Spanish English German French Dutch Italian Russian

Entrada

25
JUL
2014

Grenoble, una ciudad inteligente

La ciudad francesa será escenario de la puesta en marcha de un programa de movilidad que quiere vincular los diferentes modos de transporte público -el tranvía, por ejemplo- con el vehículo eléctrico compartido. En la materialización de ese programa -denominado Citélib by Ha:mo- participarán la ciudad de Grenoble, el Área Metropolitana de Grenoble-Alpes, el grupo eléctrico EDF, el fabricante japonés Toyota -que enviará a Grenoble setenta vehículos eléctricos ultracompactos i-Road y Toyota COMS– y la cooperativa Citélib, que es el operador local de vehículos compartidos.

GrenobleGrenoble ofrecerá a sus habitantes, a partir de octubre, 70 vehículos eléctricos ultracompactos Toyota i-Roady Toyota COMS, y alrededor de 30 estaciones de carga desarrolladas y gestionadas por Sodetrel, filial de EDF, durante un periodo de tres años. El proyecto será llevado a cabo gracias a una alianza exclusiva entre Grenoble y el Área Metropolitana de Grenoble-Alpes, la compañía energética francesa EDF, la multinacional Toyota y la cooperativa Citélib, un operador local de vehículos compartidos. Según informa Toyota, “en conexión con la infraestructura informática del sistema de transporte público, este nuevo programa de vehículos compartidos, denominado Citélib by Ha:mo, complementará a Citélib, el servicio actual de vehículos compartidos de Grenoble, y permitirá a los usuarios recoger uno de los pequeños vehículos eléctricos en un punto y dejarlo en otro”.

Conectando medios de transporte
El proyecto -explica Toyota– también pretende fomentar la interconexión entre los distintos modos de transporte público (tranvía, autobús, tren) y una nueva clase de movilidad personal, basada en vehículos compactos que no ocupan tanto espacio como un vehículo normal. Según Toyota, “la idea básica es que quienes se desplacen por el área metropolitana puedan recorrer en coche los primeros o últimos kilómetros de su viaje, lo que les ofrecerá más flexibilidad y les permitirá ahorrar tiempo, además de reducir la congestión de tráfico y mejorar la calidad del aire en los centros urbanos”. Según diversos estudios -explica Toyota-, el tiempo medio diario de desplazamiento en Europa es de entre 40 y 50 minutos.

Cómo funciona
Con Citélib by Ha:mo -explica Toyota-, basta con echar mano del smartphone y, con una aplicación, visualizar los i-Road disponibles en su parada habitual; en apenas unos clics, puede hacer una reserva y pagar. Además, mediante otra aplicación, el usuario puede ver el estado del tráfico y el transporte público antes de bajarse, para poder planificar el mejor itinerario para ese día. Al bajar del tranvía, solo tiene que pasar el teléfono por la estación de carga para desbloquear un i-Road. Este servicio -Citélib by Ha:Mo- ya ofrece la posibilidad de realizar reservas previas a los usuarios de Grenoble en citelib.com y estará en marcha durante un periodo de prueba de tres años.

Estaciones de recarga
EDF aporta alrededor de 30 estaciones de carga al proyecto. Según Christian Missirian, director de EDF Commerce Rhone-Alpes Auvergne, “para convertirse en la ciudad del mañana, Grenoble debe tener atractivo económico y ser un lugar agradable donde vivir, y la movilidad eléctrica ofrece en gran medida ambas cosas, permitiendo que los distintos tipos de transporte se complementen entre ellos. Combina modos de transporte tradicionales con otros más innovadores, como el tipo de movilidad de último tramo que facilita este proyecto”. Citélib es una cooperativa de vehículos compartidos en Grenoble, donde lleva operando ya diez años. Además, es miembro de Citiz, primera red de cooperativas de vehículos compartidos de Francia, que hoy reúne a más de 15 operadores locales independientes. Su red está presente en unas 50 ciudades francesas, donde más de 15.000 socios pueden compartir más de 700 vehículos en más de 300 puntos de recogida.

El fabricante japonés
Toyota suministra los 70 vehículos eléctricos ultracompactos empleados en el proyecto: el Toyota COMS (una plaza, cuatro ruedas y un pequeño maletero detrás) y el Toyota i-ROAD (dos plazas, tres ruedas con tecnología de inclinación activa Active Lean). Muy compacto, combina el manejo excepcional de una motocicleta o un ciclomotor con la comodidad y la estabilidad de un coche. Cuatro i-ROAD equivalen a la huella ecológica de un solo coche. Toyota está desarrollando asimismo un sistema de gestión de datos para la visualización y reserva de los vehículos. El sistema se integrará con el sistema informático de transporte existente en Grenoble para ofrecer planificación de rutas con distintos modos de transporte desde un smartphone.

Segundo proyecto
Citélib by Ha:mo es el segundo proyecto Ha:mo (abreviación de “movilidad armoniosa”) de Toyota, y el primero fuera de Japón. “Este concepto encaja en nuestra visión global de la movilidad del futuro, que se fundamenta en cuatro pilares: seguridad, confort, facilidad de uso y ecología”, comentó Michel Gardel, vicepresidente de Toyota Motor Europe. “Ha:mo fue diseñado para reducir el estrés provocado por los atascos de tráfico, las horas punta y la búsqueda de plazas de aparcamiento. También permite reducir la emisiones responsables de la mala calidad del aire en los centros urbanos”, añadió. Citélib fue escogida por su trayectoria, con más de diez años de experiencia en la gestión de programas de vehículos compartidos en la región.

Región metropolitana Grenoble-Alpes
Situada en el corazón de los Alpes franceses, Grenoble y su área metropolitana presumen de ofrecer una gran calidad de vida en una zona con mucha actividad económica. Con 450.000 habitantes y 49 municipios, la misión del área metropolitana es organizar la movilidad, el desarrollo económico, la protección y la promoción medioambiental, así como gestionar programas sociales de vivienda y urbanismo. En 2015, se convertirá en una de las 12 áreas metropolitanas francesas designadas por el gobierno del país como “focos principales de desarrollo económico”, con ampliación de competencias. En 1987, Grenoble fue la segunda ciudad francesa, después de Nantes, en reintroducir los tranvías eléctricos. En 2013, 78 millones de personas utilizaron la red de transporte público local.

Fuente: Energías Renovables

comment : 0