Spanish English German French Dutch Italian Russian

Entrada

19
AGO
2015

¿Podría abastecerse el mundo sólo con energías renovables?

Campo fotovoltaicoLas energías limpias aún no han logrado desbancar a la nuclear o a los combustibles fósiles pero, aunque aún estamos lejos de ese escenario, el cambio es inevitable.

Aunque en los últimos años la energía eólica, la solar o la hidráulica han pasado a representar un porcentaje más que significativo del mix eléctrico, los expertos creen que un mundo 100% renovable aún queda muy lejos, si bien no se trata de una utopía.

Oliver Joy, portavoz de la Asociación Europea de la Energía Eólica (EWEA), se centra en el Viejo Continente y resalta que la Comisión Europea prevé que la UE podrá descarbonizar su energía en 2050, lo que no implica, aclara a EXPANSIÓN, que “el abastecimiento energético provenga al 100% de las renovables, sino que se podrían frenar todas las emisiones nocivas en ese periodo”.

Por su parte, José María González Moya, director general de la Asociación de Empresas de Energías Renovables-APPA, es menos optimista y opina que “ese objetivo es hoy por hoy impensable, aunque sí que podría lograrse en zonas concretas del planeta”.

Por su parte, Heikki Willstedt, director de Políticas Energéticas de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), cree que si todos los países estuviesen convencidos de la necesidad de solucionar el problema del cambio climático y la contaminación y tomasen medidas para lograr unos objetivos comunes, “sería posible el abastecimiento sólo con renovables en la segunda mitad de este siglo”. “No es una cuestión tecnológica ni industrial, sino política, social, moral y de coordinación de esfuerzos”, añade.

Los aventajados de la clase

¿Pero qué países reúnen las condiciones necesarias para liderar el cambio y abastecerse completamente gracias a energías limpias? Señalar un punto exacto en el mapa resulta complicado y más teniendo en cuenta todas las variables que entran en juego.

Desde la AEE explican que aunque los países más industrializados (como EEUU o China) son los que más han invertido en nuevas instalaciones renovables, su consumo es enorme y no logran satisfacerlo únicamente con fuentes ‘verdes’ por lo que su porcentaje en el mix no es tan alto como cabría esperar.

También hay que tener en cuenta las condiciones desde las que se parte. Willstedt apunta al caso de Brasil que a pesar de tener un sistema eléctrico basado principalmente en tecnología hidráulica, ha decidido apostar por la energía eólica dados sus abundantes recursos. Este país, opina el directivo, “prácticamente no va a necesitar instalaciones de combustibles fósiles en un futuro ya que en 2014 logró generar el 75% de su electricidad con fuentes renovables”.

En el mismo continente, Costa Rica ha logrado abastecerse únicamente con energías verdes durante 75 días seguidos este año, aunque se trata de un país poco industrializado, y por tanto con menor consumo.

Entre los países europeos destaca Noruega que ya tiene cubierto un 99% de su demanda eléctrica gracias a la hidroeléctrica a pesar de ser un país que dispone de recursos petrolíferos y gasísticos. Tampoco Dinamarca se queda atrás y hace unos días (y sólo gracias a la eólica) logró sobrepasar sus necesidades energéticas hasta en un 40%.

Asimismo, el director general de APPA menciona el caso de Alemania, “un país muy industrializado que ha hecho una apuesta muy fuerte por el sector renovable y está dejando paulatinamente la generación eléctrica con carbón y la nuclear”.

Embalse

El caso español

Nuestro país, de momento, no figura en la lista de los que más cerca se encuentran de ese futuro 100% `verde’, si bien no se trata de una situación de falta de recursos sino, a juicio de Willstedt, de “una cuestión política y social”.

Según estudios de IDAE o el Instituto Aeroespacial alemán, entre otros, España sería capaz de cubrir entre un 90% y un 95% de sus necesidades energéticas gracias a las renovables en 2050. De hecho, “Castilla y León generó en 2014 el equivalente al 188% de su consumo eléctrico entre la eólica (que representó un 95%), la hidráulica y la solar”, señala Willstedt. ”

Joy, por su parte, considera que nuestro país podría llegar a autoabastecerse sólo con renovables, pero “cuenta con un mix muy diversificado que incluye gas, carbón, energía nuclear y renovables y es difícil calcular una fecha en la que las últimas lleguen al 100%”.

González Moya, por su parte destaca que “el pasado año, las renovables generaron casi el 40% de la electricidad consumida en nuestro país pero, si bien en el sector eléctrico se ha hecho un gran esfuerzo, en otros como el transporte o la climatización hay que aprovechar el potencial de los biocombustibles, la biomasa, el biogás o la solar que ya compiten en precio con los combustibles fósiles”.

Una piedra en el camino

Sin embargo, a pesar de la buena ‘materia prima’ de nuestro país, España cuenta con un obstáculo, difícil de salvar, que no comparte con el resto del mundo: la Reforma Energética que en los últimos tiempos ha lastrado el avance de las energías limpias.

“Por el momento las renovables están paralizadas debido a los cambios regulatorios”, explica el director de Políticas Energéticas de AEE. El mayor problema, en su opinión, es que éstos son retroactivos, es decir, “afectan a las inversiones ya hechas, lo que ha provocado que las empresas sean muy reacias a volver a nuestro país”.

Además, según estudios de la Comisión Europea, las nuevas leyes han hecho que el coste de capital para nuevos proyectos “haya pasado de estar en un 5-7% antes de la crisis y la Reforma Energética a un 10-13% actualmente”, añade.

Joy, por su parte, también considera que los políticos deberían cambiar de parecer, apoyar más las energías ‘verdes’ y comenzar a regular estos sectores pensando en el largo plazo.

La actual legislación “no beneficia a nadie, va en contra de la productividad y tendrá repercusiones durante mucho tiempo en la confianza de los inversores que no sólo ponen su dinero en la energía sino también en otras compañías”. “Dañar una industria puede herir el resto de la economía”, concluye.

“España es un caso paradigmático”, añade González Moya, “con una buena regulación, consiguió situarse a la cabeza de las renovables y con una mala el sector se ha frenado en seco”. “El Gobierno va a contracorriente porque la mayoría de los países están apostando por estas fuentes como instrumento fundamental mientras que en nuestro país no se instala ninguna potencia renovable”.

Lista de deberes

A pesar de esta circunstancia desfavorable, no todo son noticias negativas y tomando ciertas medidas se podría conseguir un mundo sin emisiones nocivas.

En primer lugar, “la solución de este círculo vicioso en España pasaría por cambiar aquellos aspectos de la Reforma que más afectan a las empresas que apostaron en su día por esta tecnología e intentar recobrar su confianza”, opina Willstedt.

En cuanto a Europa, el portavoz de EWEA señala que es fundamental “crear un mercado energético interno y materializar la Unión Energética Europea” de la que tanto tiempo se lleva hablando.

A nivel global, habría que “incrementar sustancialmente las interconexiones que permitan el libre intercambio energético entre países y, a largo plazo, desarrollar una tecnología de almacenamiento para asegurar el abastecimiento en los momentos de mayor demanda energética”, explica Joy. Esto supondría una buena oportunidad de negocio para España ya que le permitiría exportar su excedente energético a otros países.

También el autoconsumo tendrá un papel fundamental y “ya es en sí una revolución renovable”, explica el director general de APPA. Fomentar su desarrollo permitiría recortar las emisiones de carbono y conseguir una mayor penetración de las energías limpias.

Por ultimo, Willstedt cree que es prioritario que “en la Cumbre de Paris sobre cambio climático de diciembre se establezca un rumbo claro para todo el planeta que ayude a evitar errores en las inversiones energéticas y de infraestructuras que luego serán muy difíciles de subsanar”.

Fuente: F2E

comment : 0