Spanish English German French Dutch Italian Russian

Entrada

26
MAY
2014

¿Por qué se desprecia la fotovoltaica y se castiga el autoconsumo?

Casa fotovoltaica“España apenas ha instalado en 2013 el 1% de la FV en Europa con normas retroactivas que acaparan litigios nacionales e internacionales y desprestigio global por la inseguridad jurídica”. Bajo esta premisa, Javier García Breva analiza en este artículo técnico el crecimiento de la fotovoltaica en todo el mundo (se multiplicará por 3,6 veces antes de 2018) y, al mismo tiempo, la situación que vive esta tecnología en España, que “está inmersa en una contrarreforma energética que desde 2008, con los sucesivos gobiernos del PSOE y del PP, ha abocado a la destrucción del tejido productivo de la industria FV”, dice el autor.

Para García Breva, “las espectaculares tasas de crecimiento FV en el mundo para los próximos años se asientan en los márgenes de reducción de costes y de mayor eficiencia que la tecnología FV está observando en todo el mundo para convertirse en la principal fuente de generación. No hay ninguna otra tecnología energética que vaya a multiplicarse 3,6 veces antes de 2018. Contrasta la tendencia mundial con el menor ritmo de crecimiento FV en Europa y revela una vez más, igual que en la crisis de la Eurozona, la debilidad geopolítica de las instituciones europeas frente al nuevo escenario de las renovables en el mundo”.

“El crecimiento mundial de la fotovoltaica”, continúa el autor, “tiene una explicación y es que a mayor demanda de FV bajan sus costes y los precios de la energía y a mayor demanda de gas, los precios se disparan. ¿Por qué entonces se desprecia la FV y se castiga el autoconsumo FV? Porque la FV abre la competencia a todos los consumidores. Al ser más accesible y modulable es la fuente energética más socializable y permite que cada centro de consumo pueda tener su propia instalación FV. Las consecuencias son que la FV acerca la generación al consumo e impulsa la generación distribuida, con la reducción de costes que representa para el sistema; pero a la vez, convierte al consumidor en la llave del sistema como generador y parte activa de la gestión de la demanda”.

Lea aquí el artículo complet0 (Fichero PDF)

Fuente: Energética XXI

comment : 0